domingo, 25 de junio de 2017

R.P. Leonardo Castellani: Sermón Las Parábolas de la Misericordia




En aquel tiempo: Los publicanos y los pecadores se acercaban a Jesús para oírlo. Mas los fariseos y los escribas murmuraban y decían: “Este recibe a los pecadores y come con ellos”. Entonces les dirigió esta parábola: “¿Qué hombre entre vosotros, teniendo cien ovejas, si llega a perder una de ellas, no deja las otras noventa y nueve en el desierto, para ir tras la oveja perdida, hasta que la halle? Y cuando la hallare, la pone sobre sus hombros, muy gozoso, y vuelto a casa, convoca a amigos y vecinos, y les dice: “Alegraos conmigo, porque hallé mi oveja, la que andaba perdida”. Así, os digo, habrá gozo en el cielo, más por un solo pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no tienen necesidad de convertirse”. “¿O qué mujer que tiene diez dracmas, si llega a perder una sola dracma, no enciende un candil y barre la casa y busca con cuidado, hasta que la halla? Y cuando la ha encontrado, convoca a las amigas y las vecinas, y les dice: “Alegraos conmigo, porque he encontrado la dracma que había perdido”. Os digo que la misma alegría reina en presencia de los ángeles de Dios, por un solo pecador que se arrepiente”.
Lucas XV, 1-10



"Domingueras Prédicas I"
R.P. Leonardo Castellani



Dominica III después de Pentecostés - Dentro de la Octava del Sagrado Corazón
Parábolas de la Misericordia (1963)

En el Evangelio de hoy leemos dos de las tres "Parábolas de la Misericodia" que están en el capítulo XV de Lucas, al cual San Jerónimo llama "scriba mansuetudinis Christi", el cronista de la benignidad de Cristo: la del pastor y la de la Mujercita económica: la tercera es la estupenda parábola del Hijo Pródigo.

Cristo caracteriza aquí la condición de Dios para con los hombres como la de un Padre, pero un padre que tiene parcialidad hacia los hijos más desdichados. En las dos primeras parábolas, la oveja descarriada y la dracma perdida, Cristo emplea un rasgo psicológico que es un poco cómico pero muy humano, y es que si se nos pierde una cosa, nos preocupamos vivamente por ella entonces, a veces hasta olvidar o descuidar las otras: hay incluso una cosa que llaman amor por despecho": nos enamoramos de una persona cuando vemos que deja de querernos. ''¿Qué pastor hay que si tiene cien ovejas y pierde una ... qué mujer hay que si tiene diez dracmas y pierde una ... ?", dirigiéndose a los fariseos y escribas, que estaban criticándolo por su trato con publicanos y pecadores -recordando sin duda que poco antes no sólo había almorzado con el publicano Zaqueo, sino que se había invitado él mismo, con una gran voz, al ver que Zaqueo, que era petizo, estaba subido a un árbol para verlo pasar.

Cristo añade otro rasgo de la vida vecinal de los pobres en Palestina, y es que el pastor y el ama de casa salen a comunicar su pequeña alegría a los vecinos -cosa que no pasa por ejemplo en el bloque de departamentos donde vivo; y con una conclusión importante y paradoja!, que "hay más gozo en el cielo por un pecador que hace penitencia que por noventa y nueve justos que no necesitan penitencia" ... Este último rasgo es irónico, porque los que murmuraban de Cristo y su trato con los pecadores, eran justamente los que se "creían" justos y creían que no necesitaban penitencia, como dice dellos el Evangelio en otro lugar; supuesto que todos necesitamos penitencia y todos decimos muchas veces "ruega por nosotros pecadores" a María Santísima.

"Dios quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad" -dice San Pablo, y es un axioma teológico fundamental. Puesto esto, surge una dificultad muy grande, y es el gran número de hombres que están hoy día y han estado siempre fuera del camino de la verdad. Hoy día, después de 20 siglos de Cristianismo, hay solamente 500 millones de cristianos y hay tres veces más de no-cristianos; y aún entre esos 500 millones de bautizados hay muchos apóstatas y renegados y muchos más indiferentes que no practican la fe, si es que la tienen. ¿Cómo es eso? El Buen Pastor ¿no tiene bastante poder o no tiene bastante amor?

No diré que esto sea fácil de explicar: el Pecado es un misterio y en consecuencia el poder del Demonio sobre los hombres, que del Pecado viene, es un misterio. Pero hay que presuponer esto: que ningún hombre se condena, es decir, pierde su último fin, sino es queriendo; es decir, por un acto libre, consciente y deliberado de su voluntad; y que a ningún hombre Dios deja de dar auxilios para que se salve, dentro de lo posible. No es necesario que nosotros veamos esos auxilios; hemos de presuponer que ellos existen, en virtud destas dos parábolas. Dios no solamente no condena por gusto a nadie, como enseñó Calvino (que Dios crea a muchos hombres para condenarlos) sino que los busca para salvarlos. Es "la luz que ilumina a todo hombre que viene a este mundo", dice de Cristo el último Evangelio de la Misa, comparándolo con el Sol. El sol trata de entrar por todas partes: no puede entrar en los ojos de los ciegos o si cerramos las ventanas; pero aun en los túneles, en las cavernas, en los bosques tupidos entra un poco de claridad; y en las profundidades del mar. Y así no olvidamos que la inmensa mayoría de los hombres llega al uso de la razón, o sea al conocimiento de la ley moral, que está impresa en nuestra naturaleza; que todas las religiones, excepto las religiones satánicas, poseen un núcleo o fragmento de verdad procedente de la revelación primitiva; que para salvarse basta creer un mínimum sumamente fácil de percibir, a saber, que hay un Dios y que Dios es remunerador, es decir, que premia el bien; y finalmente recordar que aquéllos que no tienen uso de razón no pueden condenarse porque no pueden cometer un pecado mortal; no pueden rechazar su Último Fin porque simplemente no conocen su Último Fin.

¿Me estoy refiriendo a los niños que mueren temprano? No solamente: también a los adultos. ¿Hay adultos que no tienen uso de razón? Es más que probable, en las cosas religiosas y morales. Se han encontrado tribus salvajes tan embrutecidas que no tienen ninguna idea de Dios o una idea tan vaga o tan falsa que es igual que nada o menos que nada. Los teólogos antiguos creían que todo hombre adulto tenía necesariamente uso de razón; pero es que ellos no conocían más que a las poblaciones de Europa y parte de Asia. Los que no tienen ninguna idea de Dios y de la ley de Dios, no pueden pecar mortalmente. A veces esas tribus salvajes, como los pigmeos de la Polinesia, son vivísimos para la caza, la pesca y la guerra, hábiles en hacer redes, flechas y cerbatanas; pero en las cosas religiosas y morales son como niños o menos que niños. Nuestros indios no eran así: los guaraníes tenían conocimiento de Dios, a quien llamaban Añang-Guazú (Gran Espíritu) y Ñandeyara (Padre bueno); los Onas del Sur tenían incluso un mito acerca del Pecado Original.

¿Adónde van? Al Limbo de los adultos, según mi maestro de Teología el finado Cardenal Ludovico Billot, el más grande teólogo deste siglo. ¿Hay un Limbo de los adultos? Sí; hay un limbo de los niños y de los adultos-niños. Esta sentencia de Billot suscitó mucha resistencia cuando Billot la expuso en un libro titulado La Providencia de Dios y el gran número de almas fuera del camino de la salud; pero el libro es enteramente convincente, y la sentencia no es nueva sino antigua y muy fundada. Recordemos que el Dante, que era buen teólogo ("theologus Dante nullíus dogmatis expers") (40), en el canto IV de la Divina Comedia pone un Limbo de los adultos, los Campos Elíseos (unos maravillosos jardines mejores que los que hay en París con ese nombre) donde están, "altro" que salvajes, los más grandes sabios de la antigüedad, Aristóteles mismo ("sedea il Maestro di color cha sanno") (41) y el mismo Virgilio, que conduce al poeta en su viaje terrible por lo profundo, le dice que él mismo está allí, con Platón, con Aristóteles, con Homero, con Horado, con Ovidio; y otro montón de filósofos y poetas:


"E se furon dinanzi al Cristianesmo
Non adorar debitamente a Dio
E di questi cotai, son io medesmo,

Y si fueron antes del Cristianismo
No adoraron debidamente a Dios
Y destos que te digo soy yo mismo" (42)


¿Y no habrá en nuestras grandes ciudades hombres adultos que estén en el estado de los salvajes pigmeos, de los niños pequeños o de los paganos antes del Cristianismo? Me temo que sí. ¿Éstos no pueden ir al Infierno? No pueden, aunque viven en gran peligro deso; pero no los envidiemos: no pueden ir al cielo.

Estas son cuestiones teológicas en torno a un misterio. Lo que es cierto y no es disputable es que nadie se condena si no es queriendo y que Dios busca a todos, como la luz busca los ojos; y busca más a los que son más desdichados; y a nadie pide lo que no puede dar. Todo lo demás pertenece al misterio del Mal y del Maligno.


Notas

40. "El teólogo Dante, que ningún dogma desconoció".
41. "Estaba sentado el maestro de los que saben".
42. Inf. 3, 37-39.





Martirologio Romano 25 de junio


SAN GUILLERMO,
Abad

n. 1085 en Vercelli, Italia;
† 25 de junio de 1142 en Guglietto, Italia


Tened un mismo sentir, conservad la paz,
y el Dios de la paz y del amor estará con vosotros.
(2 Corintios 13, 11)

  • En territorio de Guleto, cerca de Nusco, san Guillermo, Confesor, Padre de los Ermitaños de Monte Virgen.
  • En Berea, el triunfo de san Sosípatro, que fue discípulo de san Pablo Apóstol.
  • En Roma, santa Lucía, Virgen y Mártir, con otros veintidós.
  • En Alejandría, san Galicano, Mártir, varón Consular, condecorado con las insignias del triunfo y privado de Constantino Augusto; convertido a la fe de Cristo por los santos Juan y Pablo y bautizado, retiróse con san Hilarino a la ciudad de Ostia, y allí se consagró totalmente a la hospitalidad y servicio de los enfermos; a cuya fama, divulgada por todo el Orbe, concurrían las gentes de todas partes para ver a un hombre que, habiendo sido Patricio y Cónsul, lavaba los pies a los pobres, les ponía la mesa y daba aguamanos, asistía solícito a los enfermos y se ocupaba en las demás obras de caridad. Más tarde, desterrado por Juliano Apóstata, se fue a Alejandría, donde, compeliéndole el Juez Rauciano a ofrecer sacrificio y rehusándolo él, atravesado por la espada, fue hecho Mártir de Cristo.
  • En Sibápolis de Mesopotamia, santa Febronia, Virgen y Mártir, la cual, en la persecución de Diocleciano, por orden del Juez Sileno, por conservar la fe y la castidad, fue primeramente azotada con varas, atormentada en el potro, descarnada con peines de hierro, y abrasada con fuego, hasta que por fin, arrancándole los dientes y cortándole los pechos, la decapitaron, y engalanada con tantas joyas de tormentos, voló al Esposo.
  • En Riez, san Próspero de Aquitania, Obispo de aquella ciudad, ilustre en saber y piedad, el cual peleó valientemente contra los Pelagianos en defensa de la fe católica.
  • En Turín, el tránsito de san Máximo, Obispo y Confesor, en santidad y doctrina celebérrimo.
  • En Holanda, san Adelberto, Confesor, que fue discípulo de san Wílibrordo Obispo.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.


SAN GUILLERMO,
Abad

San Guillermo, para dedicarse más libremente a la oración, se retira al Monte Virgen en el reino de Nápoles; pero su reputación de santidad síguelo a su retiro y lleva a él a gran número de personas que desean practicar, bajo su dirección, los ejercicios de la vida ascética. Llégasele también una mujer para tentarlo. Revuélcase el santo sobre carbones encendidos y Dios no permite que sufra la menor quemadura. Su muerte, predicha por él, tuvo lugar el 25 de junio de 1142.

sábado, 24 de junio de 2017

Martirologio Romano 24 de junio


NATIVIDAD DE
SAN JUAN BAUTISTA

En verdad, os digo, ninguno de entre los hijos de mujer
ha sido mayor que Juan Bautista.
(Mateo 11, 11)



  • La Natividad de san Juan Bautista, Precursor del Señor, hijo de los santos Zacarías e Isabel; el cual fue lleno del Espíritu Santo estando aún en las entrañas de su madre.
  • En Roma, la conmemoración de muchísimos santos Mártires, que, acusados calumniosamente por el Emperador Nerón, para apartar de sí la odiosidad de haber puesto fuego a la Ciudad, fueron, de orden del mismo, cruelísimamente muertos con diversos géneros de suplicios; porque unos, cubiertos con pieles de fieras, fueron expuestos a las mordeduras de los perros; otros fueron crucificados; a otros pegaron fuego, a fin de que sirviesen de luminarias durante la noche. Todos ellos eran discípulos de los Apóstoles y primicias de los Mártires que la Iglesia Romana, campo fértil en Mártires, envió al cielo antes de la pasión de les Apóstoles.
  • Allí mismo, los santos Mártires Fausto y otros veintitrés.
  • En Malinas de Brabante, el suplicio de san Rumoldo, Obispo de Dublín y Mártir, descendiente del Rey de los Escoceses.
  • En Sátala de Armenia, siete santos hermanos Mártires, a saber:Orencio, Eróes, Farnacio, Fermín, Firmo, Ciríaco y Longino, soldados; a los cuales, por ser Cristianos, el Emperador Maximiano privó del cinto militar, y separados unos de otros, los desterró a diferentes lugares, donde, en medio de dolores y trabajos, descansaron en el Señor.
  • En la aldea de Creteil, territorio de París, el martirio de los santos Agoardo y Agliberto, con otros innumerables de uno y otro sexo.
  • En Autún, la dichosa muerte de san Simplicio, Obispo y Confesor.
  • En Lobbe de Bélgica, san Teodulfo, Obispo.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.


NATIVIDAD DE
SAN JUAN BAUTISTA

Toda la tierra se alegra del nacimiento de San Juan; pero, ¿no debemos nosotros afligirnos al comparar lo que él ha hecho con lo que hacemos nosotros? Él deja el mundo y se retira al desierto para hacer penitencia; su alimento es un poco de miel silvestre con langostas; su vestidura, la piel de un camello. Sus ejemplos, más aun que sus palabras, son una exhortación a la penitencia. Viendo a Jesucristo, exclama: He ahí el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo; y el Salvador quiere ser bautizado por él.

viernes, 23 de junio de 2017

Martirologio Romano 23 de junio


SANTA EDILTRUDIS,
Virgen

n. alrededor del año 640 en Suffolk, Inglaterra;
† 23 de junio del año 679 en Ely, Inglaterra

Patrona de la Universidad de Cambridge; viudas. Protectora contra las dolencias del cuello y la garganta


Si viviereis según la carne, moriréis;
si, en cambio, con el espíritu
hacéis morir las obras de la carne, viviréis.
(Romanos 8, 13)



  • La Vigilia de la Natividad de san Juan Bautista.
  • En Roma, san Juan, Presbítero, que, de orden de Juliano Apóstata, fue degollado delante del simulacro del Sol en la vía Salaria Vieja. Su cuerpo fue sepultado por san Concordio Presbítero, en el lugar llamado Concilio de los Mártires.
  • En Roma también, santa Agripina, Virgen y Mártir, que en tiempo del Emperador Valeriano consumó el martirio. Su sagrado cuerpo, trasladado a Sicilia y sepultado en Mineo, resplandece con muchos milagros.
  • En Sutri de Toscana, san Félix, Presbítero, a quien el Prefecto Turcio mandó golpear el rostro con una piedra hasta que expirase.
  • En Nicomedia, la conmemoración de muchísimos santos Mártires, que, en tiempo de Diocleciano, escondiéndose en los montes y cuevas, por el nombre de Cristo padecieron alegres el martirio.
  • En Filadelfia de Arabia, los santos Mártires Zenón y Zenas, su siervo. Éste, besando las cadenas con que estaba atado su señor, y rogándole que se dignase hacerle participante de sus tormentos, fue detenido por los soldados y recibió con su amo igual corona del martirio.
  • En Turín, san José Cafaso, Sacerdote, que se señaló en promover la piedad y ciencia de los Clérigos, y en reconciliar con Dios los condenados a pena capital, y fue por el Papa Pío XII puesto en el número de los Santos.
  • En el monasterio de Elyen, en la Gran Bretaña, santa Ediltrudis, Reina y Virgen, la cual, esclarecida en santidad y milagros, murió en el Señor. Su cuerpo, once años después, se halló incorrupto.


Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.


SANTA EDILTRUDIS,
Virgen


Santa Ediltrudis no vivía según la carne, puesto que guardó virginidad perpetua con el príncipe Tombrecto y el rey Ecfrido, que fueron sucesivamente sus maridos. Obtuvo de este último permiso para entrar en un monasterio. Por sus virtudes fue nombrada abadesa después de un año de profesión religiosa. Soportó con mucha paciencia un tumor que le sobrevino en el cuello. Oraba a Dios desde medianoche hasta la salida del sol. Dieciséis años después de su muerte, su cuerpo fue encontrado incorrupto. Acaeció su dichosa muerte el 23 de junio del año 679.

jueves, 22 de junio de 2017

Evolucionismo I: El Origen de la Vida




Dr. Raúl Leguizamón - El Origen de la Vida

Numerosos científicos de las distintas áreas del conocimiento –al igual que la gran mayoría de los divulgadores sobre el tema- son prácticamente unánimes en sostener que la vida se habría originado a partir de la materia inanimada, por la sola acción de las leyes naturales y al margen de cualquier factor extramaterial.

Frecuentemente –sobre todo en las obras de divulgación, libros de texto y programas televisivos- el tema es tratado de tal forma, que el lector no especializado sólo puede concluir que el origen de la vida a partir de la materia inanimada constituye no ya una teoría científica, sino un hecho demostrado, con pruebas abrumadoramente concluyentes a su favor.

Aun cuando a nivel de las publicaciones especializadas hay científicos que expresan dudas y reservas sobre el tema, estas opiniones no llegan prácticamente nunca al lector corriente, el cual es ilustrado –con singular insistencia- en el esquema arriba descripto.

El Dr. Leguizamón brinda al lector no especializado algunas reflexiones sobre esta cuestión, a manera de una revisión crítica de la postura “oficial” del “stablishment” científico, respecto del origen de la vida.

Lo que, por otra parte, no es más que una actitud de fidelidad al método científico, que debe justamente basarse en la crítica –y no en la aceptación- de lo aceptado.

El Dr. Raúl Osvaldo Leguizamón es médico, egresado de la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina. Ha realizado su especialidad de Anatomía Patológica en las Universidades de Emory y Minnesota, EE.UU. También cursó estudios avanzados de Patología en la Universidad Juntendo, de Tokio, Japón. Durante 22 años se desempeñó como anatomopatólogo del Hospital San Roque, de la ciudad de Córdoba, Argentina, donde fue miembro de la Comisión de Bioética. Ha sido docente en la cátedra de Patología, Histología y Biología Celular de dicha Universidad y profesor de preparatoria en las asignaturas de Biología y Química. Desde hace muchos años se ha dedicado al estudio de la teoría de la evolución, sobre la cual ha escrito cinco libros: Y el mono se convirtió en hombre, La ciencia contra la fe, En torno al origen de la vida, Fósiles polémicos y Breve análisis crítico de la teoría de la evolución biológica, publicados en México y en Argentina, y numerosos artículos en diversas publicaciones de su país. También ha impartido conferencias y cursos sobre el tema. 

Actualmente, y desde el año 2003, se desempeña como profesor-investigador en el Centro de Estudios Humanísticos y en el Departamento de Filosofía y Ciencia de la Universidad Autónoma de Guadalajara.


Relacionado: 





Martirologio Romano 22 de junio


SAN JUAN FISHER,
Obispo y Mártir

n. 1469 en Yorkshire, Inglaterra;
† 22 de junio de 1535 en Inglaterra

Era libre respecto de todos
y de todos me hice siervo, para ganar más almas.
(1 Corintios 9, 19)

  • En Nola, ciudad de Campania, el nacimiento para el cielo de san Paulino, Obispo y Confesor, el cual, de nobilísimo y opulentísimo que era, se hizo pobre y humilde por Cristo, y no quedándole más, se vendió a sí mismo por esclavo, para rescatar al hijo de una viuda que los vándalos, devastada Campania, habían llevado cautivo a África. Floreció, no sólo por su ciencia y gran santidad de vida, sino por su poder contra los demonios. Los santos Ambrosio, Jerónimo, Agustín y Gregorio Papa le celebran en sus escritos con grandes encomios. Su cuerpo, trasladado primero a Benevento y de allí a Roma, fue devuelto a Nola por mandato del Papa Pío X.
  • En Londres de Inglaterra, san Juan Fischer, Obispo Rogense y Cardenal; el cual, por la fe católica y por el Primado del Romano Pontífice, de orden de Enrique VIII fue degollado.
  • En el monte Ararat, el triunfo de diez mil santos Mártires, que fueron crucificados.
  • En Verulam de Inglaterra, san Albano, Mártir, el cual, en tiempo de Diocleciano, cambiando los vestidos con un Clérigo que tenía hospedado en su casa y de quien había sido instruido en la fe Cristiana, se entregó a sí mismo en vez de él; por lo cual, después de los azotes y otros crueles tormentos, fue decapitado. Padeció juntamente con él uno de los soldados que le conducían al suplicio, y en el camino convertido a Cristo, fue al punto degollado, y así mereció ser bautizado con su propia sangre. Este noble y prolongado combate de san Albano y su Compañero por la honra de Dios fue descrito por san Beda el Venerable.
  • En Samaria de Palestina, mil cuatrocientos ochenta santos Mártires, que siendo Cosróes Rey de los Persas, fueron muertos por la fe de Cristo.
  • En el mismo día, san Nicetas, Obispo de la ciudad de Aquileia, esclarecido en doctrina y santas costumbres.
  • En Nápoles de Campania, san Juan, Obispo, a quien san Paulino, Obispo de Nola, llamó al reino celestial.
  • En el monasterio Cluniacense, en Francia, el tránsito de santa Consorcia, Virgen.
  • En Roma, san Inocencio V, Papa, de la Orden de Predicadores, Confesor, que trabajó con suavidad y prudencia para defender la libertad de la Iglesia y la concordia de los Cristianos. Su culto lo aprobó y confirmó el Sumo Pontífice León XIII.
  • Asimismo en Roma, la Traslación de san Flavio Clemente, varón consular y Mártir, que fue hermano de santa Plautila y tío materno de santa Flavia Domitila, Virgen y Mártir; al cual hizo matar, por la fe de Cristo, el Emperador Domiciano, que había ejercido con él el Consulado. Su cuerpo, hallado en la Basílica de san Clemente Papa, fue allí mismo con solemne pompa sepultado.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.



SAN JUAN FISHER,
Obispo y Mártir

Juan Fisher, nacido en 1469, cursó sus estudios en Cambridge y llegó a ser canciller de esta universidad. En 1502, fue nombrado capellán de lady Margarita Beaufort, madre del rey de Inglaterra, y en 1504 obispo de Rochester. En todos sus cargos distinguiose por su piedad y amor al estudio. Bajo Enrique VIII, se opuso a los deseos del rey que quería obtener la anulación de su matrimonio y la dignidad de jefe supremo de la Iglesia en Inglaterra. Fue encarcelado en la Torre de Londres y, después, decapitado en 1535.

miércoles, 21 de junio de 2017

Martirologio Romano 21 de junio


SAN LUIS GONZAGA,
Confesor

n. 9 de marzo de 1568 en Castiglione delle Stiviere (Lombardía), Italia;
† 21 de junio de 1591 en Roma

Patrono de la juventud católica; jóvenes y adolescentes; estudiantes jesuitas;



Os conjuro, hermanos, por la misericordia de Dios,
a que ofrezcáis vuestros cuerpos como hostia viva, santa, agradable a Dios.
(Romanos 12, 1)



  • En Roma, san Luis Gonzaga, Clérigo de la Compañía de Jesús y Confesor, clarísimo por la renuncia que hizo del principado y por la inocencia de su vida; al cual el Sumo Pontífice Benedicto XIII puso en el catálogo de los Santos, y nombró Protector de la juventud principalmente estudiosa; y el Papa Pío XI solemnemente confirmó y de nuevo declaró celestial Patrono de toda la juventud cristiana.
  • En Roma también, santa Demetria, Virgen, que fue hija de los santos Mártires Flaviano y Dafrosa, y hermana de la santa Virgen y Mártir Bibiana, y ella también en tiempo de Juliano Apóstata fue coronada del martirio.
  • En el mismo día, san Eusebio, Obispo de Samosata, que en tiempo de Constancio, Emperador arriano, disfrazado de militar, visitaba las Iglesias de Dios para confortarlas en la fe católica; y en tiempo de Valente fue desterrado a Tracia; pero vuelta la paz a la Iglesia en tiempo de Teodosio, libre del destierro, y ocupándose de nuevo en visitar las Iglesias, una mujer arriana, arrojándole de lo alto una teja, le rompió la cabeza, y así murió Mártir.
  • En Iconio de Licaonia, san Terencio, Obispo y Mártir.
  • En Siracusa de Sicilia, el triunfo de los santos Mártires Rufino y Marcia.
  • En África, los santos Mártires Ciriaco y Apolinar.
  • En Maguncia, san Albano, Mártir, el cual, por la fe de Cristo al cabo de prolongados trabajos y rudos combates, se hizo digno de la corona de la vida.
  • En Pavía, san Urcisceno, Obispo y Confesor.
  • En Tongres, san Martín, Obispo.
  • En un arrabal de Evreux, san Leutfrido, Abad.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.



SAN LUIS GONZAGA,
Confesor

San Luis Gonzaga, desde la edad de siete años, recitaba todos los días, de rodillas, los siete salmos penitenciales y el Oficio de la Santísima Virgen; a los ocho años hizo voto de castidad perpetua; a los trece, ayunaba tres días a la semana a pan y agua, y tres veces al día desgarraba su delicado cuerpo con la disciplina. Alrededor de los dieciocho años entró en la Compañía de Jesús y murió cinco años después, víctima de una enfermedad contraída por cuidar a los atacados de peste. Tan recogido era en sus oraciones, que todas sus distracciones en seis meses no sumaban la duración de un Ave María.

martes, 20 de junio de 2017

Sedevacante: La elección del Papa




LA ELECCIÓN DEL PAPA

R. P. Francesco Ricossa


Mons. Mark Pivarunas C.M.R.I. (obispo consagrado por Mons. Carmona) envía periódicamente a sus fieles una carta titulada Pro grege (1); la del 19 de marzo de 2002 atrajo particularmente mi atención. El prelado norteamericano –que sigue la tesis de la sede vacante– responde (en la pág. 5) a dos objeciones del superior de distrito local de la Fraternidad San Pío X, el Padre Peter Scott: “No obstante, es absurdo decir, como lo hacen los sedevacantistas, que no ha habido un papa por más de 40 años, pues esto destruiría la visibilidad de la Iglesia, y la misma posibilidad de una elección canónica de un Papa futuro”.

Las objeciones no son nuevas (2); más interesante es la respuesta de Mons. Pivarunas.

En cuanto a la primera dificultad (el hecho de la prolongación de la vacancia de la Sede Apostólica), Mons. Pivarunas responde alegando el ejemplo histórico del Gran Cisma de Occidente. El Padre Edmund James O’Really S.J. (3), en su libro The Relations of the Church to Society, publicado en 1882, escribía a este propósito: “Podemos aquí detenernos para preguntar qué se puede decir de la posición de los tres demandantes, y cuáles fueron sus derechos con respecto al papado. En primer lugar, sí hubo durante todo esto, desde la muerte de Gregorio XI en 1378, un papa – con la posible excepción, por supuesto, de los intervalos entre las muertes y las elecciones para llenar las vacancias creadas. Sí hubo, digo yo, en todo momento un Papa, realmente investido con la dignidad de Vicario de Cristo y Cabeza de la Iglesia, a pesar de lasopiniones que puedan existir entre muchos en cuanto a su autenticidad; esto no es decir que un interregno que cubriera todo el período hubiera sido imposible o estado en contradicción con las promesas de Cristo, porque esto no es de manera alguna manifiesto, sino que, de hecho, no hubo tal interregno” [Para mayor claridad, citamos el texto original inglés en la parte que nos interesa: “not that an interregnum covering the whole period would have been impossible or inconsistens with the promises of Christ, for this is by no means manifest, but that, as a matter of fact, thare was not such an interregnum”, n.d.a.].

La cosa es tan evidente que no vale la pena insistir.

Por el contrario, es más difícil responder a la segunda dificultad. Veamos lo que escribe Mons. Pivarunas al respecto:

«En cuanto a la segunda “dificultad” presentada por la Fraternidad San Pío X en contra de la posición sedevacantista, de que sería imposible una futura elección papal si la Sede de Pedro estuviera vacante desde el Vaticano II, leemos en “l’Eglise du Verbe Incarné” de Mons.

Charles Journet: “Durante una vacancia de la Sede Apostólica, ni la Iglesia ni el Concilio pueden contravenir las provisiones ya establecidas para determinar el modo válido de la elección (Card. Cayetano O.P., en ‘De comparatione’, cap. XIII, no 202). Sin embargo, con permiso (por ejemplo, si el Papa no toma medidas en contra), o en caso de ambigüedad (por ejemplo, si se desconoce quiénes son los verdaderos cardenales o quién es el verdadero papa, como fue el caso en tiempos del Gran Cisma), la potestad ‘de aplicar el papado a tal o cual persona’ recae sobre la Iglesia universal, la Iglesia del Dios (ibid., no 204)”» (4).

Con esta cita, Mons. Pivarunas piensa haber respondido suficientemente al Padre Scott: en ausencia de cardenales –y únicamente en ese caso– (5) el Papa puede ser elegido, por devolución (6), por la Iglesia.

Pero en realidad la dificultad cambia solamente de objeto: ¿qué se entiende, en efecto, en ese contexto, por “Iglesia universal”?

Mons. Pivarunas no lo precisa en su carta, como tampoco Journet en el lugar citado. Pero ya que Journet hace suya la posición del Cardenal Cayetano (7), al citar su obra De comparatione auctoritatis Papæ et Concilii cum apologia eiusdem tractatus (8), podemos fácilmente establecer el significado de esta expresión consultando al mismo Cayetano.


El Cardenal Cayetano entiende designar con el término “Iglesia universal” al Concilio general

Hemos visto que, en casos extraordinarios, el Papa puede ser elegido, en ausencia de cardenales, por la “Iglesia universal”; ¿pero qué entiende entonces el Cardenal Cayetano por este término?

Basta con hojear el De comparatione para hallar la respuesta –indudable– a nuestra pregunta. Ya el título nos lo indica: De comparatione auctoritatis Papæ et Concilii, seu Ecclesiæ niversalis (no 5) (Sobre la comparación de la autoridad del Papa y del Concilio o Iglesia universal): la Iglesia universal y el Concilio son una sola cosa. Pero es en el capítulo V (no 56) que Cayetano procede a una definición explícita de los términos:

“Después de haber examinado la comparación entre el poder del Papa y el de los apóstoles en razón de su apostolado, debemos ahora comparar el poder del Papa y el poder de la Iglesia universal, es decir, del Concilio universal, ahora desde un punto de vista general, luego, como lo hemos anunciamos, en algunos casos y acontecimientos (particulares). Y como los opuestos confrontados se vuelven más claros, aportaré ante todo las razones principales en las que se halla el valor (de los argumentos) por los que se prueba [por los adversarios, n.d.t.] que el Papa está sometido al juicio de la Iglesia, es decir, del Concilio universal. Y con el fin de evitar escribir cada vez juntos Iglesia y Concilio, [aclaro que] son tomados como sinónimos, ya que la única distinción entre ellos es que uno representa y el otro es representado” (9). El contexto general de la obra, por otra parte, nos indica claramente que Cayetano entiende por “Iglesia universal” el Concilio general; en efecto, el De comparatione responde a las objeciones de los conciliaristas, según los cuales el Papa es inferior a la Iglesia, es decir, al Concilio (9). Pero hay más. Precisamente cuando habla de la elección del Papa, Cayetano utiliza indistintamente los términos “Iglesia” y “Concilio”: “in Ecclesia autem seu Concilio” (no 202).

Y hasta cuando se trata de presentar el caso concreto de la elección extraordinaria de un Papa, Cayetano no habla tanto de “Iglesia universal” sino más bien de Concilio general: “si Concilium generale cum pace Romanæ ecclesiæ eligeret in tali casu Papam, verus Papa esset ille qui electus sic esset” (no 745) (“si en ese caso el Concilio general eligiera al Papa con la paz [la aceptación pacífica] de la Iglesia Romana, quien fuera elegido de tal manera sería verdadero Papa”).

Es entonces evidente que para Mons. Journet y el Cardenal Cayetano es el Concilio general imperfecto (10) el que tiene el encargo, en ausencia de cardenales, de elegir al Sumo Pontífice.


Los obispos residenciales, en cuanto miembros de derecho de este Concilio general, podrían elegir al Papa

Habiendo establecido que los electores extraordinarios del Papa (en ausencia de cardenales) son los miembros del Concilio general, queda por ver quien puede participar, de derecho, en el Concilio general. El Código de derecho canónico –al tratar del Concilio ecuménico– enumera los miembros de derecho del Concilio con voto deliberativo en el canon 223:

§ 1. Son llamados al Concilio y tienen allí derecho de voto deliberativo:

  1. Los Cardenales de la Santa Iglesia Romana, aunque no sean obispos;
  2. Los Patriarcas, Primados, Arzobispos y Obispos residenciales, aunque no estén consagrados;
  3. Los Abades y prelados nullius;
  4. El Abad Primado, los Abades Superiores de Congregaciones monásticas, los Superiores generales de congregaciones clericales exentas, pero no de otras religiones, a menos que en el decreto de convocación se disponga de otro modo;


§ 2. Los Obispos titulares llamados al Concilio tienen también voto deliberativo, a menos que no se prevea explícitamente lo contrario en la convocación.

§ 3. Los teólogos y canonistas eventualmente invitados al Concilio tienen sólo un voto consultivo.

Este canon no expresa solamente el derecho positivo, sino también la naturaleza misma de las cosas. Notemos, en efecto, que los Obispos titulares, privados de jurisdicción, pueden no ser convocados al Concilio o no tener derecho de voto. Al contrario, los Cardenales, los Obispos residenciales, los Abades o prelados nullius (11) incluso no consagrados obispos participan de derecho en el Concilio, ya que tienen jurisdicción sobre un territorio (12). Esto significa que en sí el criterio para ser miembro del Concilio es la pertenencia a la jerarquía en razón de la jurisdicción y no del orden sagrado (para esta distinción, de derecho divino, ver el can. 108§3).

Martirologio Romano 20 de junio


SAN SILVERIO,
Papa y Mártir

n. 480 en Frosinone, Italia; † Noviembre del año 537





Para acercarse a Dios es menester creer que existe
y que es remunerador de los que le buscan.
(Hebreos 11, 6)

  • En la isla Poncia, el triunfo de san Silverio, Papa y Mártir, el cual, por no querer restituir en su silla a Antimo, Obispo hereje, depuesto por su predecesor Agapito, fue a instancia de la impía Emperatriz Teodora, condenado por Belisario al destierro, donde falleció consumido de trabajos por la fe católica.
  • En Roma, el tránsito de san Novato, que fue hijo de san Pudente, Senador, y hermano de san Timoteo, Presbítero, y de las santas Vírgenes de Cristo Pudenciana y Práxedes, que fueron por los Apóstoles instruidos en la fe, y su casa, convertida en Iglesia, se llamó con el título de Pastor.
  • En Tomis del Ponto, los santos Mártires Pablo y Ciriaco.
  • En Petra de Palestina, san Macario, Obispo, que después de haber padecido muchísimo de parte de los arrianos, desterrado al África, Confesor descansó en el Señor.
  • En Sevilla de España, santa Florentina, Virgen, hermana de los santos Obispos Leandro e Isidoro.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.


SAN SILVERIO,
Papa y Mártir

San Silverio, Papa, negó a la emperatriz Teodora restablecer al hereje Antimo en la sede de Constantinopla, y fue confinado en la isla Pontia. Se refiere que desde allí escribió en estos términos al obispo Amador: “Me alimento con el pan de la tribulación y el agua de la angustia, pero jamás he renunciado, y tampoco ahora renuncio a mi cargo”. Murió hacia el año 537, a consecuencia de los malos tratos que se le infligieron.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...